02 diciembre 2006

SOLEA COEMI QUI VENIT JOROPO

Queridos todos:



Un día como hoy, como era tradicional cada dos de Diciembre, pues era su fecha de cumpleaños, el entonces presidente Marcos Pérez Jiménez, habría hecho gala de su proyecto desarrollista inaugurando algunas de sus obras, de las que tanto nos enorgullecemos en Venezuela: Autopistas, Los Próceres, la Ciudad Universitaria (Patrimonio de la humanidad), el barrio admirado por Le Corbusier “2 de Diciembre” (hoy 23 de Enero) El Centro Simón Bolívar, el teleférico al Ávila y el de Mérida (el más alto y largo del mundo), etc., etc., etc. En el momento que escribo estas letras, los venezolanos no disfrutan de la inauguración de obra alguna, sino que son testigos de cómo se derrumba el país mientras se encuentran sumergidos en ese mal llamado periodo de “reflexión” pre electoral. Venezuela vivirá mañana, 3 de Diciembre, uno de sus más significativos momentos históricos: las elecciones presidenciales. Objetivamente hablando, nada nuevo para un país que tiene una tradición democrática de casi medio siglo pero que en esta oportunidad no solo conlleva la elección rutinaria de un nuevo presidente sino la mismísima elección del futuro de ese país.

Lo diré sin preámbulos y sin mayores consideraciones: Después del 3D Chávez seguirá en el poder. Y seguirá en el poder por tres razones fundamentales:

1- Porque el voto chavista es sensiblemente superior al voto antichavista por mucho que queramos marear las cifras, ya sea con comparativas de asistentes a marchas y manifestaciones populares en las calles o con los resultados provenientes de encuestas estadísticamente mal estructuradas (por no decir deliberadamente sesgadas) de ambos bandos en pugna, principalmente el opositor. Me da la impresión de que no queremos convencernos de algo muy sencillo: la Venezuela olvidada de la cuarta república, la Venezuela que hoy es chavista, esta compuesta, porcentaje arriba porcentaje abajo, por el 80% de la población. Nuestra Venezuela, aquella en la cual, parodiando la frase evangélica, “vivimos, nos movemos y somos” es muy pequeña… incluso no llega al 10% de la población. Hay que aceptarlo: somos unos “escuálidos”… y peor aún, lo somos porque nos empeñamos en serlo durante más de 40 años. Por decirlo de una manera más dura pero no por ello falsa: Somos venezolanos pero no somos Venezuela. Por lo tanto Chávez ganará de manera limpia y en buena lid en los centros, en las máquinas, en las urnas, en los conteos, en las actas, en súmate, en los observadores y en cualquier otro eslabón o controlador de la cadena electoral.

2- Porque aun imaginando, después de haberme fumado una lumpia, (rollito de primavera en las Españas) que este domingo el voto pro Rosales resultase ganador en las urnas de votación, la estructura electoral venezolana no ha cambiado (incluso se ha perfeccionado) desde el pasado Referéndum Revocatorio, cuando, contando con la complicidad de la oposición y con las máquinas-trampa, el gobierno obtuvo la mayoría para poder continuar en el poder. En esta oportunidad, además de contar con la suficiente cantidad de votos que le darán el triunfo, tiene a toda su maquinaria electoral, con los “observadores internacionales” incluidos, que sabrán trucar las cifras para asegurarse, “porsi forsi”, una victoria que ya ha cuantificado en 10 millones de votos...

3- Porque aún conjeturando el triunfo de Rosales, no veo, y creo que tampoco ninguno de los lectores vea, a Hugo Chávez, respetando unos resultados electorales adversos a su continuidad en la presidencia y entregando de manera libérrima y refinada la banda presidencial (made in Spain) a su opositor. Hay mucho, pero que mucho “tomate” de por medio para que eso no suceda: la alianza con Cuba (Fidel), la estrategia internacional de expansión del chavismo en países latinoamericanos, el lobby entre congresistas de los Estados Unidos, el “toma que dale” en la OPEP y lo más importante de todo, el subido e incontrolable delirium tremens que padece el nunca bien ponderado “prócer de Sabaneta” que le impide ese gesto, propio y común en cualquier democracia de país civilizado cuando se pierde una elección.

Estas tres razones son las que me llevan a pronosticar el triunfo arrollador de Chávez este próximo 3 Diciembre, domingo señero y triste para “nuestra” Venezuela. Pronóstico que de manera hipócrita tienen también los opositores y que se refleja de manera indubitable y objetiva con las masivas “compras nerviosas” en los supermercados y con la excesiva demanda de dólares que han hecho que su contravalor con el Bolívar haya alcanzado la más alta cota de la historia. Si hay tanta seguridad de que Rosales gana y de que “nos sacamos a ese bicho de encima” entonces ¿a qué viene ese nerviosismo alimentario y esa puja insólita y desorbitada por la divisa verde? Estoy consciente que mis palabras habrán herido a muchos, se que mi difunta madre resonará una y otra vez o cuando menos, ya estaré clasificado como un cabrón de tronío… pero de algo estoy cierto: habré herido pero no insultado.

La oposición ha realizado en torno a Manuel Rosales un logro necesario y meritorio: unirse. El fue el líder elegido para que los venezolanos nos “atrevamos” a ir a votar. Sin embargo, recuerdo que el adeco Manuel Rosales, fue uno de los firmantes del decreto por el que Pedro Carmona, expresidente de Fedecámaras, asumió el poder absoluto en Venezuela en abril de 2002. Decreto que de manera estúpida y flagrantemente antidemocrática disolvía todos los poderes del estado, abolía la recién aprobada “bicha” la constitución bolivariana y cesaba a todos los cargos electos desde nivel estatal hasta el municipal. Como era de esperarse, actuó el ejército y trajo a Chávez de vuelta. ¡Qué coñazo!.

Adempero, Rosales y Chávez tienen algo en común: ambos adolecen del mismo mal populista (mi negra vs. Misiones). En buena parte de su encomiada gestión en la Gobernación del Estado Zulia, el reparto, el regalo, la dádiva y las promesas incumplibles o incumplidas al “pueblo” solo difieren de lo que está haciendo Chávez en el color político. Y como es natural, ambas estrategias no solo están condenadas al más rotundo fracaso político a largo plazo sino a la generación de más pobreza y miseria en Venezuela. Y es que la situación en Venezuela es tan lamentable que se suele recordar como buenos Gobernantes a aquellos cuyos logros más visibles son los de un cuasi alcalde de ciudad y no por su labor realmente política y administrativa. Este ha sido el caso de los Salas Römer en el Estado Carabobo y del flamante candidato de la oposición en el Estado Zulia, ambos imitadores de la fulgurante gestión de la alcaldesa de Chacao la Miss Universe Irene Sáez.

Es curioso observar que las 20 primeras naciones en el ranking del Human Development Index que mide el desarrollo de un pais con variables que van mas allá del tradicional Ingreso per cápita (http://hdr.undp.org/hdr2006/report.cfm) lo conforman países que tienen en común dos cosas: Una economía libre de mercado, y un régimen democrático avanzado y sustentado por sólidas instituciones. Siendo Noruega la que ocupa la primera posición, Venezuela ayudada por sus altísimos ingresos petroleros ocupa la posición 72 (por debajo de Colombia) de entre un total de 177 naciones. Ahí esta el detalle, como diría Cantinflas. Sueño para Venezuela una democracia capaz de llevarla en un tiempo no mayor de 20 años entre las primeras 20 posiciones del HDI. A este respecto, hemos dilapidado 48 años de regímenes democráticos y una inimaginable e incuantificable cantidad de dinero.

Pero quiero recordar que Chávez no ha hecho otra cosa con la democracia que no hayan hecho otros en la historia, en concreto los nazis. El 30 de abril de 1928 J. Goebbels, publicó, en Der Angriff, órgano de prensa del Nacional Socialismo alemán un artículo en el cual decía: “¿Qué venimos a hacer al Reichstag? Somos un partido antiparlamentario. Tenemos excelentes razones para rechazar la Constitución de Weimar y las instituciones republicanas que ella implica. Somos los adversarios de una democracia desnaturalizada, que pone en la misma bolsa al inteligente y al idiota, al trabajador y al perezoso (...). Pero entramos al Reichstag para procurarnos, en el arsenal de la democracia, sus propias armas. ¡Nos sentaremos en el Reichstag para paralizar la ideología weimariana con su propio apoyo! Para nosotros, todo medio es bueno, con tal de que revolucione el estado actual de cosas”

La historia nos enseña mucho, recordemos que una bestia como Hitler era “demócrata”, tanto, que después de ganar las elecciones con el 44% de los votos, logró que las cámaras aprobaran con la sola oposición de los socialistas una Ley de Plenos Poderes que le convertía virtualmente en dictador de Alemania. Nombró delegados del gobierno en los distintos estados y a principios de 1934, disolvió los parlamentos regionales y el Reichstat. El 10 de mayo de 1933, prohibió el Partido Socialista, y envió a centenares de dirigentes socialistas y comunistas a campos de concentración. En la noche del 29 al 30 de junio, Hitler, usando las SS de Himmler, procedió a la ejecución sumaria de los dirigentes del ala radical del partido (Ernst Roehm, Gregor Strasser) y de personalidades independientes, como el exjefe del gobierno Schleicher y el líder católico Klausener, por un supuesto complot contra el Estado. Esa fue la noche de los “cuchillos largos”, como hoy se la recuerda, en la cual 77 personas fueron asesinadas y varios centenares más los días siguientes. Después de disolver los restantes partidos políticos, Hitler declaró al partido nazi como partido único del Estado. El 19 de agosto de 1934, tras la muerte de Hindenburg y después de un plebiscito con un resultado del 88% de votos afirmativos asumió la Presidencia (usando el título de Führer). De esa manera la dictadura nazi había quedado en menos de un año “democrática” y firmemente establecida.

Salvo las acciones particulares llevadas a cabo en aquellos aciagos días, la propuesta y estrategia de Chávez es exactamente la misma y permitiéndome algunos atrevidos paralelos, el 11 de Abril caraqueño es comparable a la noche de los cuchillos largos hitleriana. ¿O acaso hemos olvidado las instrucciones dadas por “mi comandante” al ejército aquel fatídico día? Y con relación a su repetido discurso de “hasta el 2021” y “reelección indefinida” ¿Acaso no está anunciando, una vez más lo próximo por hacer? ¿No es ese otro establecimiento "democrático" de una nueva forma de dictadura? Chávez, tiene una virtud: el siempre ha dicho lo que va a hacer. ¡Y lo hace! Por eso, un día como hoy recuerdo a Luis Herrera Campins cuando en 1998 aconsejaba: “compren alpargatas que lo que viene es joropo”. Vayan todos a votar, yo iré al Consulado en Madrid y cuídense. Agur.



__________

TITULO: Compren alpargatas que lo que viene es joropo. Luis Herrera Campins

1 comentario:

Mariana dijo...

Te fumaste la lumpia del año!! Saludos de tu amiga Mariana